CONCEDEN DOS HORAS DE LIBERTAD A UNO DE LOS PRESOS MÁS PELIGROSOS DE ESPAÑA Y SE ESCAPA

Imagen de archivo de Santiago Izquierdo Trancho.

Staff / Tintero Regio
// INTERNACIONAL

España.- Las autoridades españolas han puesto en marcha un operativo de búsqueda luego de que Santiago Izquierdo Trancho, uno de los presos más peligrosos de la historia carcelaria española,, no se presentara en una cárcel de León luego de haber gozado de un permiso penitenciario fuera de las instalaciones, informaron medio internacionales.

El recluso, debía ir en régimen de autogobierno (esto es, sin custodia y por sus propios medios) desde la prisión de Mansilla de las Mulas hasta el Centro de Inserción Social ‘Jesús Haddad Blanco’ de León capital. Saliendo a las 17 horas, su llegada se esperaba para las 19:00, pero esta nunca se produjo.

Pasado el tiempo reglamentario, los organismos competentes abrieron la investigación y comenzaron su búsqueda, en una labor que fuentes oficiales no han dado aún por cerrada.

Santiago Izquierdo Trancho ingresó en prisión por primera vez el 30 de mayo de 1985. Se trata de un recluso condenado por asesinato, intentos de fuga, secuestro de funcionarios, desacato, agresión, amenazas, robos y un nutrido historial que le hace tener el dudoso honor de ser de los presos más peligrosos de la historia española.

Sus intentos de fuga han sido contínuos y recurrentes. En la cárcel antigua de León trató de fugarse en al menos dos ocasiones. De hecho, en una de ellas, en septiembre de 1987, encerró a un funcionario tras obligarle a abrir su celda, asesinando después a uno de sus compañero de tropelías en el patio de la cárcel. En otra ocasión logró llegar al tejado de la prisión, siendo capturado.

Ya en la cárcel de Mansilla de las Mulas, Santiago Izquierdo realizó un agujero en el techo con los mismos fines, aunque idéntico resultado. El fugado fue también uno de los líderes del motín que en 1991 sufrió la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real).

Se trata, según apunta el sindicato Acaip, de un individuo capaz de ocultar cuchillos y pinchos en su estómago, serrar barrotes y disimularlo con pasta de dientes pintada, entre otras atrocidades.

Su condena se eleva a 138 años de cárcel.

(Agencias)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*