INAUGURAN SILBATO DE 25 METROS EN PARQUE FUNDIDORA; SILBARÁ UNA VEZ AL DÍA

La pieza fue titulada Reconstrucción

Paulina Villalobos / Tintero Regio
// NUEVO LEÓN

Monterrey.- Como un símbolo de unión e identidad este fin de semana se develó la placa y se inauguró la obra artística elaborada por Abraham Cruzvillegas y un grupo de artistas del Estado, resultado del Taller de Arte y Escultura Pública organizado por Conarte.

La pieza titulada Reconstrucción, que se sitúa en la explanada de la Escuela Adolfo Prieto en el Parque Fundidora, es un silbato que se erige a lo alto de una estructura de 25 metros de alto y que, además de convivir con el resto del patrimonio en este sitio histórico, silbará una vez al día para emitir la señal que se hizo cotidiana para la comunidad.

“Aquí se propone la discusión en un tema crucial respecto a quién debe tomar las decisiones de qué se debe proponer como arte público. Reconstrucción es una obra producto de un dialogo entre creador, ciudadanos y artistas que se suman al proyecto y es un ejemplo ideal de lo que debe ser este proceso”, resaltó Ricardo Marcos, presidente de Conarte.

“Este es un ejemplo de que los proyectos culturales ambiciosos se pueden dar cuando existe la sintonía entre instituciones, la iniciativa privada y la ciudadanía, que cada día demandan participar más en las decisiones”, resaltó Ricardo Marcos, presidente de Conarte.

El proceso de la realización de esta pieza dio inicio a través de la convocatoria emitida por Conarte, a través de la Escuela Adolfo Prieto, convocando a artistas de Nuevo León a participar en el Taller de Arte y Escultura Pública que encabezó Abraham Cruzvillegas.

Los colaboradores son: Adrián Dávila; Alma Nelly Silva Vanegas; Amelia Carmen Loyola; Anllelica Pérez Salinas; Elías Juárez Kury; Fernanda Villarreal; Fernando Fuentes García; Guillermo Aguilar Huerta; José Ibarra Hernández; Luis Frías Leal; Mario Gildardo García; Nancy Guzmán Rodríguez; y Yasodari Sánchez.

En conjunto dialogaron sobre las características que debía tener esta pieza, teniendo como requisito principal que estuviera relacionada con la historia de la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey y su evolución hasta convertirse en el Parque Fundidora.

“¿Quiénes somos y por qué? es la materia prima de esta escultura que les compartimos y que en realidad es de ustedes. En las intensivas discusiones que tuvimos todos los cómplices procuramos esa pregunta en términos de cómo darle forma en el espacio. Esto nos llevó a indagar en la historia de la Fundidora y de la escuela en la que estudiaban los hijos de los trabajadores, hoy personas mayores y que tienen en la memoria un sonido, que es la escultura”, expresó el artista Abraham Cruzvillegas previo a develar la placa de la obra.

“Esta obra lanza la pregunta al aire que, en una sociedad convulsionada y medianamente destruida y violentada, creemos que es importante compartir, ya que creemos que es una pregunta esperanzadora y que nos puede llevar a la transformación”.

En la ceremonia también se contó con la presencia de Melissa Segura, Secretaria Técnica Conarte; Miguel Ángel Cantú, subsecretario de Turismo NL; Luis Escalante, director de la Escuela Adolfo Prieto; Verónica González Casas, fundadora honoraria del Taller Arte y Escultura Pública; y consejeros, vocales y directores de Conarte.

Reconstrucción es un silbato que se erige a 25 metros de altura y convive con el paisaje del Parque Fundidora para emitir el sonido que se convirtió en un emblema de La Maestranza, como se le conocía a la que llegó a ser una de las empresas del ramo más importantes en el continente americano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*