LEYENDA: EL HIJO DESOBEDIENTE DE LINARES, NUEVO LEÓN; EL JOVEN DE LA CARRETERA

Linares y sus carreteras son leyendas

Linares y sus carreteras son leyendas

Regia Leyenda
// Tintero Regio

Cuenta la LEYENDA en Nuevo León:

Se cuenta que, en el municipio de Linares, Nuevo León, no hace mucho tiempo vivía una anciana con su hijo en una casa humilde en las afueras de la zona citrícola.

Mientras que la anciana se la pasaba todos los días lavando ropa ajena para obtener unos cuantos pesos para poder comer, su hijo se la pasaba de borracho en una cantina, malgastando el dinero que su madre se había ganado lavando ropa ajena.

El muchacho ingrato, las veces que su madre no le daba para “el trago”, la golpeaba y la maltrataba, en ocasiones hasta dejarla inconsciente. Pero este sufrimiento tendría su fin muy pronto.

Cierto día, un Viernes Santo para ser más exactos, su madre le pidió al ingrato que en vez de ir a la cantina fuera a la iglesia a pedirle perdón a Dios por todos los males que había cometido; pero éste encolerizado golpeó a su madre, y después la sacó de la casa, y se la llevó arrastrandola de los cabellos a la pobre mujer hasta un terreno solo.

La dejó tirada cuando repentinamente se abre la tierra y se traga al muchacho, inútilmente pide ayuda, pero no es auxiliado por nadie, y ante la mirada de su madre y de vecinos curiosos que acudieron al lugar, observaron cómo el joven se hundía entre las arenas rápidamente, acto seguido la tierra se vuelve a cerrar.

Desde entonces se le conoce como el hijo desobediente de Linares, que algunos juran, se aparece en la Carretera Nacional pidiendo ayuda para complacer a su madre. Juran que quiere portarse bien sin saber con quién.

Desde entonces a la leyenda se le conoce como EL HIJO DESOBEDIENTE DE LINARES.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*