LEYENDA: EL NIÑO DE LA PRESA EN SANTIAGO; DICEN QUE “SE LE METIÓ EL DEMONIO”

La presa de Santiago y su leyenda

La presa de Santiago y su leyenda

Regia Leyenda
// Tintero Regio

Cuenta la LEYENDA en Nuevo León:

Cuentan los habitantes de la región que antes en las orillas de las presas también se divertía la gente bañándose, donde aprovechaban los arroyos que ahí desembocaban y que formaban charcos muy hondos.

Sucedió cierto día algo inexplicable, algo que provocó temor y mucho miedo en los chiquillos. Platican que fue ahí en un paraje donde había un catamarán viejo; ese catamarán que en otros tiempos había servido para pasear a los turistas por toda la presa y la cortina.

Era una tarde soleada, calurosa y con mucho bullicio, llena de niños y muchachos que aprovecharan para tirarse clavados y jugar a las competencias.

Fue un cortísimo momento, en el cual unas señoras asustadas gritaron al ver que un chiquillo se tiró pero ya no salió, sino hasta tres minutos después con una cara llena de rasguños, llagas y sangre, hablando en una lengua distinta que nadie reconocía.

Así se corrió ese rumor de que a ese niño se le había metido el demonio y por mucho tiempo se alejó la gente de ese lugar y nunca más nadie se bañó ahí y más ante la prohibición del gobierno, pues esas aguas serian conducidas a la ciudad de Monterrey.

Desde entonces a la leyenda se le conoce como EL NIÑO DE LA PRESA EN SANTIAGO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*