LEYENDA: EL TÚNEL DEL OBISPADO; TODO UN RECORRIDO BAJO LA CIUDAD DE MONTERREY

El Obispado en Monterrey

El Obispado en Monterrey

Regia Leyenda
// Tintero Regio

Cuenta la LEYENDA en Nuevo León:

Uno de los argumentos mayor socorridos por la imaginación popular, es el de los pasadizos subterráneos del Obispado.

El folklore mexicano, en este aspecto, conserva innumerables leyendas de intrincados laberintos y de túneles misteriosos que comunicaban conventos y catedrales, palacios y refugios de saltadores.

La fantasía del pueblo hace transitar por estos oscuros vericuetos a monjas y frailes; caballeros y damas encumbradas; espadachines y bandoleros; no siendo pocos lo que pasan por allí en carrozas y literas de un sitio a otro, sin obstáculo alguno y libres de las miradas indiscretas.

Monterrey cuenta, merced a esta prodigiosa invención popular, con varios pasadizos subterráneos.

La leyenda ha taladrado el durísimo suelo de la ciudad, unas veces del antiguo Palacio Episcopal (en la esquina noreste de Morelos y Zaragoza), a la Catedral; y otras, de esta misma iglesia hasta la esquina del Convento de Las Madres del Convento Encarnado (actual Escuela Secundaria Numero 01).

Pero el de mayor fama es, indudablemente, el del Obispo Verger sobre la loma de Chepe Vera.

Muchos son los que afirman, que es tan amplio, que el carruaje del obispado lo recorría sin dificultad alguna y que tenía comunicación con el convento de las Monjas del Verbo Encarnado y con el Palacio Episcopal.

Los curiosos estudiantes de secundaria, escudriñando por los viejos muros de su vetusto plantel han visto no pocas veces, cierta lápida misteriosa que cubre la entrada a este pasaje legendario.

De igual manera los visitantes del Obispado, antes de su restauración, situaban el acceso al túnel en cierto enigmático hundimiento en el piso del oratorio.

También pudieron verse, al edificarse en la misma de Morelos y Zaragoza, ya citadas, antiquísimos arcos de ladrillo que aseguran fue parte del misterioso túnel.

Desde entonces a la leyenda se le conoce como EL TÚNEL DEL OBISPADO.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*