LEYENDA: LA CASA DE ARAMBERRI; ASESINAN EN MONTERREY A FAMILIA POR MONEDAS DE ORO

Dos mujeres murieron en esta casa de Monterrey

Dos mujeres murieron en esta casa de Monterrey

Regia Leyenda
// Tintero Regio

Cuenta la LEYENDA en Nuevo León:

La famosa casa de Aramberri, donde por las noches los transeúntes corren despavoridos al escuchar gritos de lamentación, ver o creer ver figuras fantasmales por sus ventanas… es tanta la excitación por esta historia que algunos simplemente pasan para ver algo de lo que todos cuentan.

Aquí la verdadera historia de lo que ocurrió en este domicilio de la calle de Aramberri, número 1026, en la colonia Centro de Monterrey en Nuevo León.

05 de Abril de 1933

Ese día a las 6:00 am Florencia Montemayor y Antonia Lozano perdieron sus vidas de una manera salvaje donde dos familiares de ellas en complicidad con unos carniceros vecinos las matan por robarles algunas monedas de oro y plata.

Asesinadas y una de ellas violada ante los ojos de dos de sus parientes, fue un crimen a una magnitud que para el año de 1933 fue demasiado grave.

No se tenía ninguna pista acerca de quien, como o porque había pasado…hasta que un día un niño que había visto y oído todo puso un camino con pintura roja desde la puerta de la casa de Aramberri con final en la puerta de la carnicería.

Al capturar a los carniceros ellos inmediatamente negaron los hechos y culparon a los dos parientes de la familia Montemayor, quienes de nombre Fernando y Heliodoro confesaron su crimen alegando que los carniceros habían participado de mayor manera, ya que uno de ellos fue quien violó a su prima y ellos fueron los que cometieron el asesinato.

Fernando y Heliodoro solo se harían cargo del robo de las monedas. Aunque los carniceros negaran los hechos, la policía se dio cuenta de que a las dos mujeres se les había cortado el cuello de manera impresionante ya que sus cabezas solo estaban pegadas al tronco por la parte de atrás del cuello.

Ósea que fueron hechos por personas que sabían lo que estaban haciendo: un doctor o un carnicero. Así que no hubo como negar los hechos.

Se dice que a estas personas se les dio ley fuga (que consiste en dejarlos correr y dispararles por la espalda); se les llevo a un tramo de Zuazua donde no hay habitantes, se les baja del carro y a dos se les dispara en la cabeza a distancia, uno de ellos Gabriel (el carnicero que había planeado todo), el otro era “El Ciego” quien tuvo el rango de chofer y obviamente también tenía culpa.

Los demás si llegaron a correr esperando que ninguna bala los alcanzara y pues lamentablemente para ellos no fue así y murieron ahí mismos.

Sus cuerpos fueron exhibidos para el público en la calle de Juan Ignacio ramón, antes de ser esa una calle, era un jardín, y fueron expuestos ya que toda la población del pueblo de Monterrey quería saber quiénes eran los asesinos de esas dos mujeres.

Es por eso que se dice que las mujeres se escuchan gritando auxilio o diciendo: “No me mates Gabriel, no me mates” desde las ventanas de ese domicilio. Y dicen que espantan ya que sus almas no han podido descansar en paz.

Desde entonces a la leyenda se le conoce como LA CASA DE ARAMBERRI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*